RRSS

Twitter Facebook YouTube Scribd Wattpad Binibook Instagram

sábado, 28 de diciembre de 2013

CHL10. Editorial Universo

¡Hola Guardianes!

En esta nueva semana seguimos con un breve resumen de lo que ha pasado con determinadas editoriales puesto que si sois seguidores habituales del blog más o menos os acordaréis, aunque no hay mucho que recordar en este caso.

En enero de este año que se acaba me puse en contacto con Editorial Universo debido a que varios colegas de afición (o profesión para algunos de ellos) me recomendaron esta editorial.
Así pues les envié mi novela y enseguida me respondieron para confirmarme la recepción. Unos meses después, en marzo, volví a escribirles para preguntar cómo iba el proceso y enseguida recibí su contestación: la novela estaba pasando por una segunda valoración y quedaron en decirme algo en cuanto ésta hubiera finalizado.

Nueve meses después no he recibido noticias de ellos. Ni siquiera una negativa, pero la ausencia de respuesta la tomo como tal, así que supongo que a otra cosa. En su web decían que siempre respondían y conmigo, en cierta medida, lo cumplieron menos en la respuesta definitiva. En general estoy contenta con el trato que tuvieron conmigo y lo que he oído sobre esta editorial son todo buenas palabras, aunque yo no he tenido el placer de comprobarlo por completo. Otra vez será.

Esta parte no es muy larga, pero es lo que hay.


¡Felices fiestas, feliz año y gracias a todos!

Las experiencias aquí contadas son algo personal, por lo que no quiere decir que a todos los autores que intenten publicar con estas editoriales les vaya a suceder lo mismo, ni que los autores que sí han publicado con ellas tengan un mal trato o condiciones injustas o ilegales.

lunes, 23 de diciembre de 2013

3ª edición de “Ningún árbol de navidad sin un marcapáginas debajo”

¡Hola Guardianes!

Todos los que llevéis mucho tiempo por aquí, ya conoceréis la iniciativa que empecé hace tres años en Navidad, y que voy a seguir manteniendo mientras pueda.

“Ningún árbol de navidad sin un marcapáginas debajo” es algo que empecé por dos motivos: el primero de ellos para compensar a todos mis lectores por acompañarme durante el camino; y el segundo como una campaña de concienciación para la lectura. Y aunque ahora los marcapáginas ya se llevan menos debido a la aparición de los ebooks, sé de gente que en lugar de tirarlos, los colecciona. Algo que me parece estupendo.



Por los mismos motivos por los que creé esto, aún lo mantengo. Así que ya sabéis, si queréis recibir unos marcapáginas de la saga (tres como máximo de cada color: negro o rojo) ya sea por coleccionarlos o para regalar, sólo tenéis que ir al formulario de contacto y dejarme vuestra dirección para que os los pueda hacer llegar.

Y como yo no soy mucho de beber alcohol y mañana es Nochebuena y pasado Navidad, voy a compartir con vosotros algo que se ha puesto muy de moda y que a mí, personalmente, me ha hecho mucha gracia: Compartir una Coca Cola con vosotros:

¡FELICES FIESTAS A TODOS!

viernes, 20 de diciembre de 2013

CHL09. Random House Mondadori

¡Hola Guardianes!

Esta semana vengo a contaros lo que ocurrió con esta editorial, aunque si habéis seguido el blog, ya conoceréis la historia.

Allá por finales de 2011, Random House Mondadori organizó un concurso a través de su propia red social. Este consistía en que, tras pasar por un proceso de selección, las novelas quedarían a disposición del público a través de la web para que fueran valoradas hasta una cierta fecha límite.
El objetivo era quedar entre las 10 primeras posiciones, pues solo esas serían valoradas por la editorial para que una de ellas fuera publicada bajo el sello DeBolsillo! La mayor parte del tiempo no bajé de la quinta posición y fui turnándome con los demás participantes entre las cinco primeras posiciones, incluso llegando a ponerme en cabeza un par de semanas.

El 12 de febrero las votaciones quedaron cerradas y mi novela quedó en segunda posición. Había conseguido el objetivo y estaba muy contenta porque fuera a ser valorada. Los autores fuimos informados de que el proceso de valoración comenzaría y que tendríamos noticias a finales de marzo o principios de abril sobre cuál o cuáles iban a ser publicadas.

Después de varias insistencias, me cansé de esperar una respuesta por el mes de junio y decidí eliminar mi novela de su red social. En sus entradas no había noticias de cómo iba el proceso o de si ya habían tomado alguna decisión, así que nada. Más tarde, visité la web por curiosidad y ya anunciaban la salida a la venta de la novela ganadora elegida por los lectores, pero no recuerdo que ésta estuviera siquiera en la lista de los diez primeros. En cualquier caso, no es una novela publicada a elección de los lectores, sino de la propia editorial, porque sino la novela que quedó por delante de mí tendría que haber sido publicada y, a día de hoy, no lo está.

Respecto a este suceso, puede que no debiera haber quitado la novela de su web y haber esperado más tiempo, pero como digo siempre, no creo que cueste mucho escribir unas líneas para dar información a los interesados teniendo en cuenta el esfuerzo y la ilusión que hay detrás.


Nos leemos la semana que viene. ¡Gracias a todos!

Las experiencias aquí contadas son algo personal, por lo que no quiere decir que a todos los autores que intenten publicar con estas editoriales les vaya a suceder lo mismo, ni que los autores que sí han publicado con ellas tengan un mal trato o condiciones injustas o ilegales.

sábado, 14 de diciembre de 2013

CHL08. Ediciones Atlantis

¡Hola Guardianes!

Si la semana pasada os contaba lo que sucedía en la entrevista con una editorial, hoy os cuento lo que ocurrió con otra:

Tras el chasco de Entrelíneas, pasé un tiempo esperando a que algunas de las editoriales con las que me había puesto en contacto me respondiera, y esa respuesta llegó primero por mail.

Se trataba de Ediciones Atlantis, respondiendo a mi propuesta editorial de manera afirmativa. Decían estar interesados en el proyecto, pero antes querían leer la primera novela completa. Yo se la envié y a las pocas semanas recibí una carta en parte como análisis de la novela, en parte halagadora. En ella también decía que hablaríamos por teléfono para explicarme su forma de trabajar y las condiciones del trabajo.

Cuando se produjo la primera llamada, y una vez aclarados los temas de portada, formato, imagen general del libro, publicidad y difusión de la novela, pasamos a hablar de los términos del contrato:
-     Una cosa importante a aclarar era el título de la saga, pues querían la exclusividad de publicar todos los ejemplares, algo a lo que yo accedí. La cosa era que como yo había titulado a la saga “La Saga de los Guardianes del Día y la Noche”, esta podía confundirse con la de Sèrgei Lukianenko (de la que ya he hablado varias veces), así accedí a cambiar el título por “La Saga de los Guardianes”.
-      Otro de los puntos era que, sin que los autores tuvieran que correr con ningún gasto de edición, sí que les pedían una venta mínima de 100 ejemplares en la presentación del libro, de manera que si al autor no lograba venderlos todos tendría que correr con los gastos de los mismos, y si los vendía todos, la editorial lanzaría otra tirada, siendo a partir de ese momento cuando el autor empezara a cobrar por los ejemplares vendidos. En mi caso, me dijeron, iban a hacer una excepción, así que yo no tendría que vender un mínimo de ejemplares y empezaría a ganar dinero desde la primera tirada.

Me hablaron de otro autor que había publicado con ellos y que estaba estudiando en la misma universidad que yo. Decidí buscarle para preguntarle por su experiencia con la editorial y comentarle que habían pesando que podíamos hacer una presentación junta de nuestras novelas en la propia universidad pero, para mi sorpresa, él no me recomendaba la editorial por su falta de compromiso con la publicidad de las obras (salvo en la presentación) a pesar de haber vendido suficientes ejemplares de su novela.

 Después de la charla por teléfono con la editorial, quedaron en llamarme otra vez para ultimar los detalles del contrato y enviármelo. Volvieron a llamarme cuando estaba en la facultad, en mi descanso de la hora de comer. Hablé con el editor y me dijo que estaban muy entusiasmados con la publicación de la novela y me pidió que le confirmara mis datos para añadirlos al contrato. Cuando me preguntó si tenía alguna duda, puede que cometiera un gran error: Le pregunté, por curiosidad, por qué yo no tenía que cumplir con la venta de ejemplares mínima que les pedían al resto de autores. El editor me contestó que era por mi blog, porque yo reseñaba libros de la editorial. Al decirle que lo único que hacía en mi blog era dar a conocer mi novela y que no había hecho una reseña en mi vida, me dijo que, en ese caso, tendría que consultarlo en la editorial y quedó en llamarme de nuevo. ¿Os llamaron a vosotros? Porque a mí no. No volví a tener noticias de ellos.

Esta editorial me demostró dos cosas: La primera es que te venden el oro y el moro para que firmes con ellos (yo no llegué a hacerlo porque no recibí el contrato) y que, a pesar de que mi novela les había encantado, decidieron no publicarla porque me habían confundido con otra persona. Y yo me pregunto: ¿Si en mi blog hubiera reseñado libros de su editorial sí me habrían publicado? ¿Cómo puede influir eso en si una novela es interesante para su publicación? ¿Si no reseño sus libros mi novela ya no es buena? ¿Lo es si los reseñara? Juzgad vosotros mismos.


¡Hasta la semana que viene!

Las experiencias aquí contadas son algo personal, por lo que no quiere decir que a todos los autores que intenten publicar con estas editoriales les vaya a suceder lo mismo, ni que los autores que sí han publicado con ellas tengan un mal trato o condiciones injustas o ilegales.

viernes, 6 de diciembre de 2013

CHL07. Entrelíneas Editores (Parte 1)

¡Hola Guardianes!

La semana pasada nos quedamos a las puertas de hablar sobre otra de las editoriales con las que me puse en contacto, y esto fue lo que pasó:

Un par de semanas después de hablar con el editor de Entrelíneas Editores en persona, recibí una carta que alababa mi novela y mi forma de escribir, y me citaba para tener una entrevista personal con el editor.

Como podéis imaginar, me emocioné mucho al pensar que la posibilidad de publicar la novela estaba otra vez muy cerca y casi no me lo podía creer, pues hacía poco había visto un documental en televisión en el que se decía que esta editorial era la tercera mejor editorial de España en novelas de fantasía y ficción.

Investigué un poco acerca de la editorial y revisé su web una y otra vez en busca de información, donde públicamente ofrecen un decálogo con consejos que debe seguir un autor antes de firmar un contrato. En internet leí tanto opiniones positivas como negativas y no fui capaz de inclinar la balanza hacia un lado, así que fui a comprobarlo por mi cuenta.

Me citaron un sábado por la mañana en sus oficinas y allí fui esperanzada. Me recibieron con una gran amabilidad y me llevaron a una habitación llena de libros que habían publicado. Allí volví a encontrarme con el editor, y enseguida pasó a hablarme de las condiciones del contrato (que ya estaba en la mesa), cómo eran sus presentaciones (en las cuales no siempre hay un representante de la editorial) y las experiencias maravillosas que iba a vivir de la misma forma que lo habían hecho con otros autores (y que por supuesto, me relató con orgullo, entre ellas la Feria del Libro). En ese momento no lograba entender por qué me estaban ofreciendo firmar un contrato cuando no recordaba haberles enviado la novela entera, sino sólo la propuesta editorial, pero aún así, permanecí callada.

 Seguí escuchando y analizando cada una de las cosas que iba diciéndome hasta que detecté dos cosas que no encajaban:
-          La primera de ellas fue que, a pesar de que había afirmado en repetidas ocasiones que eran una editorial de edición (es decir, en la que el autor no corría con ningún gasto), yo debía abonar 100 € para demostrar mi compromiso con ellos. SIN COMENTARIOS.

-           La segunda fue cuando el editor se levantó para mostrarme cómo sería mi libro, es decir, tamaño y grosor, mostrándome el libro de otro autor como ejemplo. El problema es que ese libro tenía unas 80 páginas en formato A5 (15x21 aproximadamente), y el mío eran 327 en A4 (tamaño folio, 21x30 aproximadamente), así que le pregunté de qué novela estaba hablándome porque la mía no tenía esa extensión y me mostró mi propuesta editorial, que tenía unas 30 páginas en A4. Cuando le dije que eso era simplemente una propuesta editorial con la sinopsis, un capítulo de muestra, un estudio de mercado y unas reseñas de la novela, me contestó con un “Ah, pues entonces hay que modificar el contrato”. Se levantó de su silla y fue hacia la secretaria para que hiciera los cambios oportunos. ¿Acaso se pensaba que, después de darme cuenta de que ni siquiera le habían prestado la suficiente atención a la propuesta editorial como para darse cuenta de que sólo había un capítulo, iba a firmar con ellos? Lo gracioso es que en la propuesta editorial hay un índice en el que uno de los apartados es “Muestra de escritura (capítulo 1)” y, además, en el resto de la propuesta repito varias veces que es una Saga. ¿Creían que cada parte de la Saga tenía sólo 30 páginas?

Después de dejarme con la boca abierta ante eso, me quedé hasta el final de la entrevista por pura cortesía (aunque en mi opinión no la merecían). Añadió que les enviara lo antes posible la novela completa para que pudieran corregirla y me sugirió que considerara la posibilidad de dividirla en dos dada su extensión.

Me despedí agradeciéndole su tiempo, y salí de allí sabiendo que jamás firmaría con ellos.


¡Feliz puente a todos!

Las experiencias aquí contadas son algo personal, por lo que no quiere decir que a todos los autores que intenten publicar con estas editoriales les vaya a suceder lo mismo, ni que los autores que sí han publicado con ellas tengan un mal trato o condiciones injustas o ilegales.

LICENCIA